ENCRUCIJADA.

No puedo llamarte amor

mientras esa palabra encierre

a otra persona.

Y utilizo a conciencia el verbo “encerrar”

porque creo que vives en una jaula

desde hace demasiado tiempo.

Y romper los barrotes

quizá supone una ruptura

con tu zona de confort.

Porque a veces uno prefiere

malo conocido

que bueno por conocer.

Pero es un asco de refrán

y es una mierda dar siempre más y más

a cambio de tanta ingratitud.

Yo quiero darte las gracias,

un abrazo que sea la firma

de una tregua con tus miedos,

la mano cuando requieras

que alguien tire de ti

y un beso en el que quepa

la certeza de un porvenir.

No sé si eso es una fisura

en las leyes de la amistad,

pero sé que dar el paso

de la reflexión a la acción

sí rompería brutalmente

mis propios códigos.

Porque realmente

da igual lo que sienta

mientras tú elijas quedarte junto a alguien

con quien te sientes perdido,

da igual lo que piense

mientras tú no tomes la decisión

tan digna y necesaria

de pensar en ti mismo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .